al son del universo

Alguien dejó en un rincón este mensaje.

No hay botella, pero hay pared.

Apetece sentarse enfrente, abrir un libro en un idioma antiguo, y buscar el ritmo adecuado.

Deja un comentario