Botellas al sol

Dos personas estaban sentadas hace apenas unas horas en este banco. Era mediodía y parecía estarse a gusto al sol de este veroño tan raro que vivimos. Desde lejos se observaba una conversación animada. Dos compadres compartiendo botella en la mañana de miércoles. Brindis al sol.
Una botella y un suelo pringoso son los restos del naufragio. Quizá tenían algo que celebrar. Quizá eran sólo dos borrachos.
El nombre del vino, Don Ramón.

Deja un comentario