La puerta roja en la oscuridad

Una puerta roja iluminada siempre es tentadora y peligrosa. Esconde y atrae. Detrás están pasando cosas. Cosas que fuera de nuestro alcance y de nuestro oído. No podemos acercarnos más porque correríamos el riesgo de caer dentro o de que alguien abriera de golpe y nos arrastrara dentro o de que salieran de repente una manada de diablos, de borrachos o de antidisturbios.

26/10/2017

Deja un comentario